viernes, 7 de noviembre de 2014

# celulitis # como cuidar las piernas

Tengo celulitis ¿Qué hago?



Hay varios factores hereditarios y determinantes muy difíciles, pero están los desencadenantes sobre los que se puede trabajar, ya que tienen que ver con los hábitos de vida: alimentación desequilibrada, sedentarismo y tabaquismo entre los más comunes.

¿Qué podemos hacer realmente para frenar, revertir o impedir la aparición de la celulitis? ¿Qué tan efectivos son los tratamientos? ¿En qué medida incide la alimentación? Para las muchas preguntas, las respuestas para esta patología que afecta el tejido celular que se encuentra debajo de la piel. Tomá nota y fijate qué te conviene.

Se sabe: se mejora, no se cura. La celulitis está formada por nódulos de grasa que se acumulan en muslos, caderas, abdomen o rodillas. En la mayoría está asociada a otros trastornos, como adiposidad localizada, edema y flacidez. Cremas, recomendaciones, tips para tener en cuenta en casa y lo último en tratamientos en gabinete, además de dietas complementarias, un panorama de todo lo que podemos hacer para evitar la piel naranja.


CREMAS. Las cremas son estimulantes de la circulación y lipolíticas. Mejoran el estado general de la piel, disminuyen el agua y el edema, pero no actúan a nivel profundo. Con determinados activos trabajan sobre los tejidos involucrados, como la microcirculación, el tejido conectivo y el graso. Y los activos más efectivos son: centella asiática, ruscogenina, ginkgo biloba, carnitina, malva, fucus, ruscus y cafeína.

CONSEJOS. Algunas recomendaciones para prevenir la tan temida aparición:

. No excederse del peso ideal, mantenerse con oscilaciones no mayores a 4 kg.

. Utilizar ropa suelta y calzado cómodo y de no más de 5 cm.

. Disminuir el consumo de café.

. No fumar, es inconveniente para la circulación y la correcta absorción de las vitaminas.

. Efectuar masajes ascendentes en las piernas.

. Evitar movimientos de alto impacto. Y sí hacer ejercicios que activen la circulación, como caminar, subir escaleras y escalar. Se desaconsejan entrenamientos que impliquen enormes esfuerzos físicos porque obstaculizan la movilización de la grasa.

. Realizar ejercicio físico tres veces por semana y que incluya aeróbicos, previo chequeo médico.




Las recomendaciones para reducir la celulitis son equivalentes a hacer una dieta saludable e hidratarse bien. Hay que apuntar a incorporar más frutas y verduras frescas, e ir eliminando gradualmente la comida chatarra alta en azúcar. Hacer una dieta saludable significa comer en forma equilibrada todos los alimentos: la rica en frutas y verduras contribuye a la pérdida de peso, mejora la piel, los dientes, las uñas, el pelo y a una actitud mental positiva.

Los alimentos que nos ayudan a combatir la celulitis de forma natural son:

1- Aumentá los alimentos alcalinos: hay que reducir los alimentos ácidos, como carne, queso o pasta, y aumentar los alcalinos como las frutas y los vegetales. Los que mejor producen un medio alcalino son: brócolis, espinacas crudas, perejil, apio, ajo, remolachas, higos negros, pasas de uva, avellanas, castañas, aceitunas, porotos, lentejas, paltas, cerezas, manzanas, dátiles, papayas, peras, zucchini, chauchas y tofu.

2- Evitá el consumo de alimentos procesados, ácidos y ricos en grasas trans: los alimentos procesados son los que han sido alterados de su estado natural, ya sea por razones de seguridad o conveniencia. Las grasas trans alteran la composición celular de las células sanas, lo que hace que las células de la capa de grasa muten y se dañen. Las comidas rápidas son muy altas en sodio. Una dieta ácida es una alimentación rica en azúcares y harinas refinadas, mayores productores de lactato, fosfato y ácidos orgánicos que producen una acidosis en el cuerpo. Los que producen un medio ácido son: las harinas blancas, de trigo, de arroz, los derivados de panificación (galletitas, panes, pastas, facturas), carnes de vaca y de cerdo, mariscos, chocolates, condimentos (salsa de tomate, mostaza, vinagres, etcétera) y los pickles. Las bebidas ácidas son: todo tipo de alcohol (vino, cerveza, bebidas blancas); derivados pasteurizados como las leches descremadas, café, té común, mate, gaseosas y las que contienen edulcorantes y aromatizantes. Y también las bebidas dietéticas, que tienen aspartano y ciclamato, altamente acidificantes.

3- Tomá mucha agua y consumí alimentos ricos en agua: el agua, junto con el ejercicio, ayuda a sacar los depósitos de grasa, ya que elimina las toxinas que favorecen esa acumulación. Tomar poca agua tiende a retener líquidos en el cuerpo, lo cual agrava la aparición de celulitis. Los alimentos ricos en agua son sandía, naranjas, pomelos, zanahorias y la mayoría de las frutas y verduras.

4- Limitá el consumo de sal: la celulitis se nutre de la falta de líquidos, por eso es vital beber agua.

5- Comé bastantes alimentos ricos en fibra: la fibra ayuda al cuerpo a absorber tantos nutrientes, vitaminas y minerales que ayudan a mantener la piel hidratada.

6- Además los ricos en antioxidantes: éstos también luchan contra las toxinas que dañan las células de grasa. Son productos químicos buenos que estabilizan las moléculas de oxígeno defectuosas, conocidas como radicales libres, las cuales pueden provenir de la contaminación del aire o de otras toxinas ambientales. Los antioxidantes contenidos en los alimentos son: las granadas, los arándanos, las moras, el vino tinto (con moderación) y otros. Muchas frutas contienen antioxidantes, pero mientras más oscuras sean en color, mayores serán en antioxidantes.

7- Son buenos los cítricos, y otro tipo de verduras como los espárragos son necesarios para ayudar a combatir la celulitis. Contienen bioflavonoides que ayudan a fortalecer los capilares y prevenir la aparición de la celulitis.

8- Los alimentos ricos en ácidos grasos omega-3, las grasas monosaturadas y las saturadas ayudan mediante la reparación de las células dañadas de grasa a través de la retención de agua. Colaboran en mantener la elasticidad. También ofrecen un escudo entre las toxinas y la capa de células grasas. Los alimentos ricos en estas grasas son las nueces, las almendras, el aguacate, el aceite de coco, las semillas de lino, la calabaza, el girasol y el cáñamo.

¡SIGUEME! @Nayelliqueen